El Beso Perfecto

Llevo un rato pensándote en la obscuridad,
recorriendo la comisura de tus labios,
admirando la linea de tus ojos,
escuchando tu aliento.

Maravillado en la arquitectura de tu espalda,
boquiabierto en la majestuosidad de tu cuello,
atónito en la extensión de tu piel,
no quiero ser un turista más,
quiero ser tu cartógrafo,
tú curador,
tú feligrés.

En esta noche en silencio,
en el cuaderno de mis insensateces,
en la galeria de mis retorcidos renglones
voy a atentar al manchar el cielo
con mis bosquejos
y es que
te voy a diseñar el Beso Perfecto…

Entradas populares