Antiguedades del Viajero 4

Al final

Sé que terminaré por aniquilarme persiguiendo tus infames desplantes,
sé que aunque te siga al fin del mundo no te alcanzaré,
sé que te quiero a ti y que si no eres tu
no quiero nada.

Algunos pasan por la vida sin saber a quien aman de verdad,
sin conocerle,
sin mirarle a la cara;
así que al menos yo te conocí,
aunque no te tenga jamás,
atento a encontrar un lado de la soledad que no sea tan letal.

Me dedico a recordar a lo demás
porque yo soy olvidado,
es el castigo por mi inclemente orgullo,
ni un paso atrás,
ni un centímetro menos,
ahora mi falta de fuerza me impide soñarte sin mi,
tengo miedo de dormir,
tengo miedo de cerrar los ojos
y encontrarte,
y de cuando en cuando solamente obscuridad,
tersa y eterna,
que engaña con mosaicos del pasado,
que corrompen mis memorias,
me hacen frágil
lejano
y frío hasta el tuétano,
dicen que es obsesión esto que no tiene fin
aunque más a veces pare ser mi propio fin.

Extraño los días en que conocía todas las respuestas
y solamente tenía más preguntas y sueños lejanos de mi razón,
extraño cuando nuestros destinos estaban inexorablemente cruzándose,
añoro el agujerillo de tu frente de cuando tu estrella se estrello,
y tus desplantes de locura,
pero sobretodo te extraño a ti
aunque con tu ausencia sigas haciendo destrozos en mi vida.

Escrito en un papel de baño internado en un Psiquiatrico y sumido en Prozac

Entradas populares